10.- Dos marineros en el agua

publicado a la‎(s)‎ 8 mar. 2011 15:37 por Israel Cabrera   [ actualizado el 8 mar. 2011 15:38 ]

Domingo 6 de marzo de 2011, HRB 0526 Israel

Son las 5 y 26 minutos de la madrugada y nos encontramos en 38º19,6’ N, 011º45’E. Mi guardia termina a las 6 de la mañana y sabes que no me voy a ir a la cama sin ponerte al día…

El viento ha sido duro durante unas horas, pero ahora ha amainado un poco. No tenemos equipo de viento, pero yo calculo unos 15 nudos en la proa, por lo que hemos tenido que variar un poco el rumbo y estamos navegando en ceñida, amurados a estribor a una velocidad de 5,4 kn.

Hace unas 6 horas han comenzado a dar por radio un PAN PAN acerca de dos hombres que han caído por la borda en las inmediaciones de Trápani. Ese aviso lo han dado cada diez minutos durante tres horas. La voz de la persona que lo anunciaba ha ido cambiando a lo largo del tiempo. De enérgica, ha pasado a desesperada y después ha encarnado la desesperanza. El mar, la mar, te da muchas cosas: dinero, amor, paz, tranquilidad, belleza, comida, diversión, incluso refugio. Pero a veces, de repente, te lo quita todo. Sin previo aviso. Adiós, ha sido suficiente.

Desde el Octopus C rendimos homenaje a esos dos hombres que hoy han perdido la vida a 20 millas de nosotros. Que el viento se lleve sus almas allí donde las olas son suaves y pacíficas, o que tengan la gracia de reencarnarse en gaviotas y sobrevuelen todos los lugares que en su vida han visitado o han amado. Y que la virgen del Carmen nos asista a todos.

Por otro lado, y ya a bordo de nuestro barco, algún desalmado se ha dejado el gas prendido y casi me mata del susto cuando me he ido a calentar un vaso de leche, pues se ha encendido toda la cocina. Hay que tener cuidado.

Creo que esta noche ha sido una de las más estrelladas que he vivido en los últimos meses. Hacia las 4 de la madrugada, Casiopea (que se encuentra en la zona circumpolar del firmamento) estaba descansando sobre el mar, muy cerca del horizonte, y todas sus estrellas brillaban como candelas. Normalmente las estrellas se atenúan cuando se aproximan al horizonte, pero hoy, por algún extraño motivo, han seguido brillando tanto o más que cerca del cenit. Quizá estaban también buscando a esos dos marineros.

Bueno, queridos amigos, creo que va siendo hora de ir despertando a mi relevo de guardia. Gracias por vuestra atención… mañana intentaremos pescar algo pa comé.

Comments