13.- Por aguas tunecinas

publicado a la‎(s)‎ 8 mar. 2011 15:43 por Israel Cabrera   [ actualizado el 8 mar. 2011 15:44 ]

Domingo 6 de marzo de 2011 HRB 17:11 Israel

Antes no he comentado que nos han visitado delfines de nuevo. Estamos navegando aguas Tunecinas. Creo que ya ha terminado el conflicto en Túnez, pero bueno, te todos modos no tenemos previsto parar en ningún sitio. En cualquier caso, estamos yendo hacia la isla tunecina de Le Galité, en el puto medio del mar.

Hemos echado dos curricanes baratos por la popa y los hemos apañado con unos gatos elásticos para que nos chive si pican, pero no pican. Llevo meses sin pescar nada, debe ser que no tengo ni idea. De cebo van dos pulpitos de goma made in China.

Para comer, Andrés se ha currado un pedazo de “estofado de pollo” de los que no olvidaré nunca. Buenísimo.

Hace buen tiempo, soleado, vientos frescos del NW y navegamos con todo el trapo aunque rizado por el problema de la jarcia, a 6,8 nudos. Esto es un tragamillas.

Me gusta la quilla corrida. Evita los pantocazos muchísimo. El barco, además, pesa 30 toneladas, y se nota mucho en el mar también, aunque hemos embarcado alguna que otra ola en los peores momentos.

El agua entraba entre el casco y la cubierta y recorría lentamente los asideros para caer, a gotas, donde dios quería. A cinco centímetros de mi mano izquierda, al lado del ordenador, he tenido que poner un trapo para evitar salpicaduras. El ordenador temblaba. Pero ahora todo es más apacible. Llevamos una escora de unos 12º y estamos navegando unos 30º más al sur que nuestro rumbo ideal, pero el viento obliga. Antes de estrellarnos contra Túnez tomaremos un bordo que nos acercará a Cerdeña.

Nos gustaría poder consultar la meteo en las proximidades de Cerdeña, pues el paso del Canal de la Mancha en esta época del año se puede complicar muchísimo.

Llevamos prisa de todos modos, pero es mejor no hacer tontunas.

A ver si puedo sacar una imagen del plotter de mi ordenador. Dispongo de mi ordenata, un Toshiba NB200 que pesa un kilo. Lo llevo conectado a la toma de 12 V con un conversor Trust caro pero bueno. Me conecto a internet, cuando puedo a través de mi móvil, un iPhone 3GS que me saca de muchísimos apuros. Y llevo un GPS Nokia Bluetooth de 70 € que utilizo con un software viejísimo pero bueno llamado C-Map ECS. Tengo otros softwares de navegación, pero no se cómo coño meter cartografía buena, pues tengo todas las cartas de España escaneadas en algún directorio, pero no puedo meterlas más que en un programa que se llama ni me acuerdo, más malo que la quina.

Con este equipo electrónico he navegado por medio mediterráneo, por el Atlántico occidental, por Francia, por Portugal, Marruecos… y sin problemas. Además es ligero.

Por cierto, puestos a dar marcas, en el iPhone tengo un sofware de Navionics que va de lujo. Para mi, Internet y el iPhone son los inventos del siglo.

Estoy leyendo “La mujer que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina”. Es la segunda parte de Millenium. Buenísimo. La primera parte la leí en tres días en la travesía de 1.500 millas rodeando la península desde Francia, hace ahora un año. Me encantó, no me extraña que sea un best seller.

Bueno, después de esta cuña publicitaria, sólo me queda recomendar la ropa térmica de Decathlon, buena, bonita y barata. Volvemos en 3 minutos tic-tac-tic-tac…

Comments